Sobre el sol y la salud | Riadigos

Sobre el sol y la salud

¿En la sombra o bajo una sombrilla también hay que utilizar protección solar?
Sí. Las radiaciones solares se reflejan y pueden incidir en una persona que no esté expuesta directamente al sol.

Si la piel ya está bronceada ¿hay que seguir protegiéndola?
Sí El bronceado natural tiene una capacidad de protección pequeña frente al ultravioleta B y ninguna frente las radiaciones ultravioleta A.

¿En días nublados es necesario utilizar un protector solar?
Sí. Las radiaciones atraviesan en un 90% las nubes.

¿Un índice de protección elevado impide broncearse?
No. Protege de las quemaduras y permite que el bronceado se mantenga más tiempo.

¿Es verdad que el sol envejece la piel, o que hace aparecer arrugas y manchas?
Sí. Son algunos de los efectos de las radiaciones UVA.

¿La piel tiene memoria?
Sí. Los daños solares se acumulan de forma progresiva, y la piel recuerda quemaduras importantes, sobre todo las recibidas en la infancia.

¿Las radiaciones solares atraviesan los cristales?
Sí. Fundamentalmente las radiaciones UVA.

TAMBIÉN ES IMPORTANTE SABER…

  • Que los fotoprotectores contienen sustancias químicas y físicas, llamadas filtros, que son capaces de absorber o reflejar las radiaciones solares, protegiendo a la piel de los efectos dañinos de las mismas. Éstos actúan frente a las radiaciones ultravioleta B (UVB), ultravioleta A (UVA) e infrarrojo (IR), pero presentan diferente eficacia protectora frente a ellas.
  • El Factor de Protección Solar (FPS) o Índice de Protección (IP), nos brinda información sobre la protección frente a los rayos UVB. Indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema o enrojecimiento previo a la quemadura.

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES PARA ELEGIR UN FOTOPROTECTOR
Aunque no hay una regla absoluta para elegir un índice de protección apropiado, hay varios factores a tomar en cuenta:

  • En las primeras exposiciones, nunca utilizar un FPS menor de 15. Se recomienda empezar por un FPS alto, sobre todo la primera semana de exposición solar, e ir bajándolo en los días posteriores.
  • Aumentar el FPS en pieles claras, en niños, en deportes acuáticos y de montaña, en embarazadas u otros grupos de riesgo frente al sol, en días de alta intensidad solar o en tiempos prolongados de exposición. Si se toma alguna medicación, se recomienda consultar con el médico o farmacéutico sobre la posibilidad de que ésta produzca alguna reacción a la exposición solar.

¿Y QUÉ PASA CON EL AGUA?
Existen dos menciones acerca de la capacidad protectora sobre la piel al entrar en contacto con un medio húmedo.

  • Water resistant: Cuando el fotoprotector no ha perdido su capacidad protectora después de 40 minutos de inmersión en el agua.
  • Waterproof: Cuando el fotoprotector no ha perdido su capacidad protectora después de 80 minutos de inmersión en el agua.

LA FOTOPROTECCIÓN EN NIÑOS
Es importante enseñar a los niños a protegerse del sol desde pequeños, ya que los efectos de la radiación solar son acumulativos e irreversibles. La piel de los niños presenta diferencias respecto de la piel de los adultos, y hay que darle la protección adecuada.
Recomendaciones:

  • No exponer al sol a niños menores de 3 años.
  • Evitar las horas centrales del día.
  • Utilizar una protección solar específica para niños.
  • Repetir periódicamente la aplicación, especialmente si el niño está mucho tiempo en el agua.
  • Es bueno proteger la cabeza con gorras y el cuerpo con camisetas si tienen la piel muy blanca y sensible.
  • Beber mucha agua.
  • Consultar al médico y/o al farmacéutico a la mínima señal de reacción o síntoma extraño en la piel.

PARA OBTENER UN RESULTADO ÓPTIMO:

  • Aplicar el fotoprotector en casa, nunca en la playa o en la piscina.
  • Hacerlo sobre la piel bien seca.
  • Aplicarlo 30 minutos antes de exponerse al sol.
  • No escatimarlo.
  • Evitar los perfumes y las colonias alcohólicas que contienen esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes.
  • Elegir el fotoprotector más indicado atendiendo al fototipo.
  • Utilizarlo, aunque esté nublado.
  • Beber agua o líquidos para evitar la deshidratación.

María Emilia Riadigos
Farmacéutica
MP 20.237

Fuentes:
Guía de Protección Solar. Ministerio de Consumo y Sanidad, Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y Asociación Española contra el Cáncer.
Página del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona.


Más novedades